Saltear al contenido principal
M. 637 01 86 72 • T. 902 25 24 26 | info@ttisuccessinsights.es

DISC y Motivadores: “The Beatles”, comportamientos e impulsores.

Como homenaje al cantante de “The BeatlesPaul McCartney en su 77 cumpleaños, retomamos un blog escrito sobre el mejor equipo de compositores de todos los tiempos, Lennon y McCartney. Publicado por primera vez el 30 de agosto de 2018 como parte de una serie de dos partes, este artículo se adentra en los comportamientos y los impulsos que poseían Lennon y McCartney, y cómo estas diferencias los impulsaron a convertirse en el mejor tándem de compositores de todos los tiempos.

Si quieres leer los blogs en su orden correcto, consulta Cómo Lennon y McCartney utilizaron la colaboración y la competencia para crear a un genio, donde presentamos los conceptos detrás de cómo utilizaron sus estilos de comportamiento opuestos para trabajar brillantemente juntos.

John y Paul, con un poco de ayuda de sus amigos George y Ringo, cambiaron el mundo en sus ocho años como potencia de la música popular. Si analizamos los comportamientos y los motores del poderoso dúo no podían ser más opuestos. ¿Cómo consiguieron que funcionara y cambiar el mundo de la música tal y como lo conocemos?

Definir los comportamientos y los impulsores.

En el ámbito de los comportamientos medidos por DISC, Paul es un clásico S/C. Era más calculador en comparación con John y su prioridad era la correcta ejecución de sus tareas. Aunque era amable y tenía buen trato con la gente, Paul probablemente habría preferido trabajar en el estudio que dar una rueda de prensa. Sin embargo, comprendía claramente el valor que la prensa proporcionaba a la banda y estaba dispuesto a acomodarse. McCartney era muy sistemático a la hora de hacer música y también podía ser posesivo con sus ideas musicales. Se sentía cómodo hasta cierto punto con el statu-quo. Disfrutaba de su parentesco con sus compañeros de banda. Cuando algo, o alguien, llegaba a afectar al statu quo (léase: la presencia de Yoko Ono en el estudio), Paul se sentía muy incómodo.

John era el epítome de una persona de alta D, baja S/C, impulsada a lograr mucho, pero siempre con prisa por terminar lo que fuera para poder pasar a lo siguiente. Sin duda, carente de paciencia quería que todo se hiciera lo más rápido posible. Nunca le importaron mucho las reglas y sólo seguía las que parecían convenirle. Era carismático y la gente siempre se sentía atraída por él, lo que es indicativo de alguien que posee al menos un I relativamente alto. Comparando el comportamiento de John y Paul, eran en su mayoría opuestos.

Desde el punto de vista del conductor, John se dejaba llevar constantemente por nuevas ideas y formas de hacer las cosas. En cambio, Paul era mucho más rígido, tenía ideas muy concretas sobre cómo le gustaba hacer las cosas. Quería aprender todo lo posible sobre la música, mientras que John aprendía sobre todo lo necesario para el proyecto en el que estaba trabajando en ese momento. McCartney siempre trabajaba con determinación y sabía exactamente lo que necesitaba de los demás para lograr sus objetivos, que siempre giraban en torno al aumento de la estatura de la banda.

Aunque ambos disfrutaban de los focos, se dieron cuenta de que cada uno aportaba su propio valor al público, en beneficio general de la banda, por lo que adaptaron sus comportamientos en consecuencia y compartieron de buen grado los focos.

Cambio de roles.

A medida que avanzaba la década y “The Beatles” seguían definiendo la música de la generación, John y Paul continuaron respondiéndose mutuamente a través de la música. Cuando Lennon escribió la canción “Revolution”, de carácter político, Paul respondió con su propio comentario social en su balada “Blackbird”.

En busca de un nuevo reto, los dos se dedicaron ocasionalmente a invertir los papeles. Lennon era conocido por sus rockeros y McCartney por sus baladas. Sin embargo, hacia el final de la unión, Paul escribió la muy estridente “Helter Skelter”, mientras que John contraatacó con la conmovedora y suave balada “Julia”, un homenaje a su madre fallecida.

Qué significa todo esto

La mayoría de la gente dirá que Lennon y McCartney tuvieron más éxito juntos que en solitario, y con razón. Juntos, los dos crearon una fuerza que superó con creces lo que podían lograr, y lograron, individualmente. Con un equilibrio único de colaboración y competencia, los dos se empujaron mutuamente para elevar continuamente el listón y superar incluso sus propias expectativas.

Aunque Paul era el «director musical» no oficial de la banda, él y John se turnaban para dirigir el espectáculo. Al principio, Lennon y McCartney a menudo se remitían a la maestría de su experimentado productor George Martin. Con el paso del tiempo, se turnaron en la dirección de varias sesiones de álbumes. Se sabe que Paul controló la mayoría de las sesiones del “Sgt. Pepper”, mientras que John reafirmó su liderazgo durante las tumultuosas sesiones del “White Album”. Ambos álbumes son considerados brillantes por la crítica y los fans.

Como unidad, “The Beatles” parecían tener una capacidad natural para canalizar los comportamientos y los impulsos exactos cuando se necesitaban. Cuando John perdía la concentración, Paul tomaba el control. Cuando McCartney se distraía, Lennon recuperaba el control. Por último, cuando el conflicto entre John y Paul dificultaba la consecución de algo juntos, George Harrison salía de las sombras, afirmaba el control y ofrecía algunas de las canciones más emblemáticas del grupo, como demuestra su épica obra maestra, “Abbey Road”.

Había un “toma y daca” perpetuo, un “tira y afloja”, que hizo que “The Beatles” funcionara. John y Paul eran claramente el yin y el yang del otro. Los comportamientos y conductores complementarios cerraban todas las brechas y llenaban todos los huecos, haciendo deThe Beatles” una fuerza inigualable en la escena musical, algo que el mundo no ha visto desde entonces.