Saltear al contenido principal

El Dilema del Liderazgo / Compromiso de los Empleados

En la canción For What It’s Worth , el cantante de Buffalo Springfield dijo: » Aquí está sucediendo algo, que no está del todo claro». Hoy en día hay algo que cada vez está más claro en las oficinas de trabajo: el compromiso de los trabajadores se basa en un buen liderazgo, y la fuerza laboral o debilidad laboral puede deberse a las capacidades del propio líder.

El impacto «millennial».

Aunque a los millennials se les ha clasificado a veces con adjetivos como desalineados o malentendidos, hoy en día existen algunas tendencias del futuro que los posicionan como la generación que impactará en el mercado laboral de una manera nueva y profunda. Según infoprolearning.com , los millennials ocuparán el 48% del mercado laboral para 2020. Aunque cabe destacar que por el momento, el 67% de los millennials están buscando un nuevo trabajo y que además,  el 91% de esta generación se plantea un contrato de trabajo inferior a tres años.

Tradicionalmente, la figura del líder se creaba y desarrollaba en la propia compañía. Los empleados se abrían camino entre otros miembros de la plantilla e iban consiguiendo con la experiencia aprender de los mentores y su trabajo, pudiendo incluso convertirse ellos mismos en «Líderes». Este modelo al que nos referimos empieza a estar en desuso ya que hoy en día los trabajadores no  se quedan el tiempo suficiente para aprender estas habilidades necesarias para convertirse en líderes eficaces.

Curiosamente, la generación más popular del mundo, los baby boomers, están cediendo el paso a los miembros de esta nueva generación que se ha convertido ya en la más grande del mundo, los millennials. A medida que los líderes boomer se retiran, muchos de estos puestos vacantes son ocupados por millennials.

Parte de la generación boomer ha trabajado durante toda su vida laboral en el mismo sector, incluso en la misma compañía. Esta filosofía ya pasada, ha dejado paso al concepto de micro-carrera profesional. Tener muchas experiencias de trabajo puede proporcionar un curriculum vitae amplio y diverso, aunque también carece del tiempo y experiencia gastados en una sola empresa.

El valor del liderazgo.

Según infoprolearning.com , la principal prioridad de las empresas, con un porcentaje de 58%, es cerrar las brechas en las habilidades de liderazgo. El 18% de las organizaciones dice que sus líderes son muy efectivos para cumplir los objetivos de negocios y  el 19% dice que son muy efectivos para desarrollar líderes.

Introduciéndonos un poco más en este mismo estudio se puede observar como el 83% de las organizaciones creen que es importante desarrollar líderes en todos los niveles, mientras que solo el 5% ha conseguido implementar de manera completa  el desarrollo en todos los niveles. Si es tan importante, ¿por qué el desarrollo no es una prioridad más alta?  ¿Puede alguien convertirse  en un gran líder si se está trasladando continuamente?

Comprometer a una fuerza laboral

Una tendencia positiva en el mercado laboral es el aumento en el número de trabajadores comprometidos. Sin embargo, incluso con este aumento, el número de trabajadores «no comprometidos» sigue siendo mayor, del 53% al 34% , según una reciente encuesta de Gallup.

Si consideramos que una persona no puede convertirse en un líder efectivo sin haber sido un empleado comprometido con su puesto de trabajo y organización. Si se acepta esta premisa, entonces es aceptar que ese 53% – 34% no podrá convertirse en líder de la organización, por lo tanto, estaríamos hablando de que las empresas tan solo poseen un tercio de la plantilla que podría reunir esa condición indispensable para ser líder.

Como los niveles de desempleo son extremadamente bajos, los trabajadores tienen más control sobre el destino de su lugar de trabajo. Pueden arriesgarse más y ser más selectivos al aceptar trabajos. Saben que si una posición en particular no funciona, habrá muchas más oportunidades disponibles esperándolas. El péndulo de empleo ha pasado de estar bajo el control de la organización a estar bajo el control del empleado.

¿Lo que hace a un buen líder?

En una investigación para un artículo de Harvard Business Review , se pidió a 195 líderes mundiales que calificaran las 74 cualidades de ser un líder. Los resultados más importantes que se citaron fueron:

  • Altos estándares éticos y morales.
  • Proporciona metas y objetivos sin microgestión.
  • Comunica claramente las expectativas.
  • Flexible para cambiar opiniones.
  • Comprometidos con la formación continua.

Si estas son las competencias que definen a un buen líder, ¿qué pueden hacer las organizaciones para garantizar que estas características se enseñen a la nueva generación de líderes?

Desconecta

La comunicación es un tema candente en cualquier conversación sobre las buenas relaciones entre empleados y gerentes. Además se encontró en las dos de las cinco competencias clave enumeradas anteriormente. Sin embargo, officevibe.com informa que el 69% de los gerentes se sienten incómodos al comunicarse con los empleados. Si hay diferencias de comunicación entre los líderes y los empleados, ¿cómo podemos esperar que aumente el compromiso?

El informe afirma que el 37% se siente incómodo al dar retroalimentación directa a los empleados sobre su desempeño, otra gran desconexión. ¿Cómo puede un empleado mejorar sin la debida retroalimentación? Al 20% de los gerentes les resulta difícil mostrar vulnerabilidad al admitir cometer errores y al 20% le resulta difícil reconocer los logros de los empleados. El 16% prefiere comunicarse con sus empleados a través del correo electrónico, ya que les resulta más difícil comunicarse cara a cara. ¿Qué dice eso de esos líderes en particular?

Para un empleado, una empresa es tan buena como el director/gerente de la compañía . Si el empleado ve al gerente como un problema, el empleado a menudo pierde interés en el trabajo y la empresa debido a ello. Según un estudio de Gallup, donde se entrevistó a 7,272 adultos de EE. UU., Uno de cada dos dejó su trabajo para alejarse de su jefe y mejorar su vida profesional.

Es más, la mitad de las personas que trabajan han dejado lo que podría haber sido una experiencia de trabajo completamente buena debido a tener una experiencia menos agradable con su jefe. Un hecho que demuestra claramente la importancia de desarrollar líderes que tengan las habilidades técnicas y personales necesarias para sobresalir en su posición.

Conclusión

Para que las empresas prosperen, los empleados deben comprometerse. Para que los empleados se comprometan, necesitan tener una buena relación de trabajo con sus líderes. El panorama de negocios de hoy en día muestra una escasez de liderazgo y de aquellos que buscan posiciones de liderazgo, muchos no planean quedarse mucho tiempo en su trabajo actual. Parece que uno de los mayores desafíos para las organizaciones será desarrollar buenos líderes que se mantengan comprometidos y quieran permanecer. Asegurarse de contratar a las personas adecuadas para comenzar es el primer paso para crear un equipo de futuros líderes.