Saltear al contenido principal
M. 637 01 86 72 • T. 902 25 24 26 | info@ttisuccessinsights.es

Cómo te puede ayudar la Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional o conocida como EQ, ha sido conocida solo por los ejecutivos más inteligentes que comprendieron su importancia. Los que conocían este tipo de inteligencia sabían que tener un coeficiente intelectual alto era tan importante como la inteligencia emocional.

Para entender el proceso de la inteligencia emocional en la sociedad quiero que te imagines una banda de música. Una banda de música que toca en locales del barrio o en fiestas de pueblo. Estos músicos disfrutan de sus seguidores que acuden a verlo, pero más tarde lo ficha una estrella y los lleva a los más alto de la música disco. Lo mismo pasó con la inteligencia emocional, anteriormente era desconocida y solo un selecto grupo le dieron la importancia. Eran pequeños en número pero con una creencia muy grande.

La inteligencia emocional se ha generalizado

Hoy en día, EQ se ha generalizado. Cada vez menos gerentes de contratación se centran al 100% en las habilidades, experiencia o coeficiente intelectual, en lugar de ello se centran en que puedan encajar en una cultura sólida. Los Líderes inteligentes entienden el verdadero valor que proporciona una persona que posee una alta inteligencia emocional. El EQ ha alcanzado su gran momento.



Por qué es importante la inteligencia emocional

EQ es la abreviatura de Emotional Quotient, también conocido como inteligencia emocional como lo hemos estado nombrando a lo largo de este artículo- y otros anteriores. El principal experto en este campo, Daniel Goleman, dice que la inteligencia emocional se refiere a ser consciente de cómo nuestras emociones impulsan nuestro comportamiento e impactan a las personas (positiva y negativamente) y a ser capaz de manejar esas emociones, especialmente cuando estamos bajo presión.

Todo el mundo tiene un EQ «alto» cuando todo va bien. Es fácil llevarse bien con la gente, tener conversaciones positivas y ser un miembro destacado de la organización o de la sociedad en su conjunto. Lo que distingue a los que tienen un EQ alto del resto es cómo operan bajo presión.

Los desafíos para EQ

La ecualización se puede desafiar de varias maneras y puede suceder en un instante. Por ejemplo, tal vez recibió algún comentario negativo. Su primer impulso puede ser ponerse a la defensiva y luchar para proteger su reputación. ¿Actúas siguiendo ese impulso? ¿Le dices a esa persona exactamente cómo te sientes para bien o para mal, o aceptas los comentarios? Aceptar y aprender de la retroalimentación negativa es un signo de mayor EQ.

¿Qué pasa cuando estas cerca de una fecha límite y tienes más trabajo que hacer que el tiempo para realizarlo? ¿Eres capaz de mantener la calma y realizar sistemáticamente las tareas necesarias? ¿O entra en pánico, empieza a enloquecer y arremete contra la primera persona que ve porque su mundo se está desmoronando? Mantener la calma es una señal de mayor EQ.

Algunas personas pueden representar un gran desafío para la ecualización. Algunas personas son simplemente difíciles de tratar y pueden ser una fuente de conflicto continuo. ¿Cómo maneja a ese compañero de trabajo, cliente o miembro de la familia con quien choca regularmente? Si puede mantener la calma, mantener la paz y mostrar moderación, incluso cuando presionan, probablemente tengas un EQ alto.

La inteligencia emocional no tiene límites

La buena noticia es que el EQ se puede mejorar continuamente. La inteligencia emocional debe verse más como un viaje que como un destino. Todos los días podemos ser un poco mejor de lo que fuimos ayer, y todo comienza por ser conscientes. Cuanto más conscientes seamos de nuestras propias emociones y de las quienes nos rodean, más control tendremos y más respeto ganaremos.