Saltear al contenido principal
M. 637 01 86 72 • T. 902 25 24 26 | info@ttisuccessinsights.es

Cómo nuestros comportamientos, motivadores, están directamente relacionados con el desarrollo de habilidades.

La adquisición de habilidades en cualquier número de disciplinas se desarrolla mediante el «hacer», y se necesita mucho hacer a lo largo de muchos años antes de que las habilidades se desarrollen y se aprendan realmente.

Muchas de las aptitudes de las que carecen tanto adultos como jóvenes se encuentran en la parte inferior de las competencias principales  que mide TTI Success Insights (TTI SI), incluida la toma de decisiones.

Generalmente, eso parece obvio y parece tener sentido. Piénsalo:

La mayoría de los padres no permiten que sus hijos, sin importar su edad o nivel de madurez, tomen decisiones domésticas.

Hoy en día, muchos niños y adolescentes no han desarrollado suficientes habilidades de toma de decisiones en sus años de formación para actuar en nombre de su familia, y mucho menos tomar decisiones que afecten a sus propias vidas.

Y cuando se van a la universidad, por primera vez en sus vidas se encuentran solos y se ven obligados a tomar decisiones sobre la marcha sin la supervisión de sus padres.

Al observar las diversas habilidades que poseen los individuos, es importante entender cómo nuestros comportamientos (DISC: Dominancia, Influencia, Estabilidad y Cumplimiento) y motivadores pueden influir en nuestra toma de decisiones.

Medida en cuatro proporciones, la teoría del DISC revela cómo actuaremos y reaccionaremos ante las situaciones cotidianas, incluyendo el valor que aportamos a un equipo, nuestro entorno ideal y las posibles limitaciones a las que nos podemos enfrentar.

Las habilidades también están de alguna manera relacionadas con la edad:

Aquellos con personalidades estables y calculadas tienden a desarrollar sus habilidades más tarde en la vida en comparación con aquellos con personalidades más dominantes e influyentes, ya que este último grupo está involucrado en más actividades.

Esto no significa que los D o los I (aquellos con mayor concentración de comportamientos de Dominio o Influencia) sean más inteligentes o realmente mejores.

Sólo significa que su comportamiento es más extrovertido y optimista que el de los S y los C (aquellos con mayor concentración de conductas de Estabilidad y Cumplimiento), cuyo comportamiento podría clasificarse como más relajado y a veces incluso pesimista.

Como pueden ver, hay una fuerte correlación entre nuestros conjuntos de habilidades – lo que tenemos en nuestro arsenal y lo que podemos desarrollar con el tiempo – y nuestros comportamientos y motivadores.

Reconocer nuestras fortalezas y debilidades, es decir las preferencias de nuestro potencial, a medida que viajamos por la vida puede darnos un mejor sentido y dirección sobre dónde podemos sobresalir.

Después de todo, jugar con nuestras fortalezas a menudo nos lleva a la felicidad general y será una ganar-ganar en el mundo de los negocios tanto para los empresarios como para sus empleados.

¿Todavía no has comprobado la información que te aporta cualquier evaluación del talento de TTI Success Insights? Solicita más información aquí.