Saltear al contenido principal
M. 637 01 86 72 • T. 902 25 24 26 | info@ttisuccessinsights.es

5 maneras de calmar una mente estresada

LECTURA DE 4 MINUTOS

5 maneras de calmar una mente estresada

5 maneras de calmar una mente estresada en estos momentos de incertidumbre

Era media noche, una brisa fría se abría paso a través de la ventana ligeramente agrietada. De repente, un sonido familiar surgió de la noche, sacándome de un sueño profundo. Era el sonido de contenedores de basura moviéndose, contenedores que actúan como un bloqueo para poder acceder a mi patio. El viento sólo no podía mover esos recipientes de 300 Kg. Lo que indicaba la presencia de un intruso potencialmente peligroso que intentaba acceder a mi propiedad.

Al instante, mi cerebro voló al modo de crisis completa, pensando que en unos segundos, este intruso inoportuno podría estar a solo unos pasos de mi puerta trasera. Con los ojos bien abiertos en un estado de pánico total, me quité de encima frenéticamente las sábanas, salté de la cama y me preparé para la batalla con lo que se estaba apoderando de mi casa.

Y luego me detuve. Dudando un momento más, comencé a dejar que mi mente procesara este enfrentamiento inminente. Sin saber lo que había al otro lado, necesitaba considerar todas las posibilidades. Durante ese breve momento de reflexión, un momento accidental de desaceleración de mi cerebro hiperactivo, me di cuenta de que no eran los contenedores de basura los que generaban el ruido. No había una amenaza inminente después de todo. Me acordé de que el ayuntamiento nos había avisado de la sustitución de los contenedores por otros nuevos y que se realizaría durante las horas nocturnas para no obstaculizar el tráfico durante el día.

Durante unos segundos fugaces que parecían una eternidad, estaba convencido de que había un peligro inminente presente. Aunque no podría haber estado más equivocado, fue la historia procesada por mi mente ansiosa la que me convenció de que era verdad. Afortunadamente, después de limpiarme la frente y exhalar profundamente, entendí que no había crisis y pude volver a dormir.

5 maneras de calmar una mente estresada

¿Con qué frecuencia creamos historias que resultan ser tan ficticias y descabelladas como esta? ¿Y en estos momentos de incertidumbre cuanto de nuestro estrés y ansiedad no tiene un fundamento racional? Nuestro cerebro puede ser nuestro activo más sorprendente, pero también puede causar estragos en nosotros de vez en cuando. La próxima vez que su cerebro empiece a perder el control, siga estas 5 maneras de calmar una mente estresada en estos momentos de incertidumbre.

Diferencie realidad versus fantasía

Cuando el cerebro comienza a enloquecer, su creatividad no tiene límites. Su cerebro opera bajo la suposición de que todas las historias son reales. No procesa si algo es realidad o ficción. Depende de nosotros salir de un estado de ansiedad y estrés procesando activamente si la historia es verdadera o no. Este proceso se llama distanciamiento cognitivo.

Desde una perspectiva química, nuestros cerebros a menudo actúan en un estado negativo o de ansiedad mientras estamos dormidos. Cuando nos despiertan inesperadamente, podemos ver la realidad a través de una lente distorsionada hasta que el cerebro tenga la oportunidad de producir los químicos cerebrales positivos que resultan en estados de ánimo positivos o normales.

Confíe en el historial para una verificación de la realidad

A medida que nuestras mentes se aceleran, evocando los peores escenarios, tenemos que parar y hacernos algunas preguntas de «verificación interna». Por ejemplo, pregunte «¿cuántas veces ha sucedido este escenario antes?» O pregunte, «¿este escenario tiene sentido en el mundo real?»

Tenemos una respuesta incorporada de lucha o huida que los humanos usan para protegerse de las amenazas inminentes. Piense en la adrenalina que siente cuando evita una colisión cercana en la carretera. Su cerebro reacciona ante un peligro potencial al llenar su cuerpo con adrenalina, lo que le permite actuar rápidamente para evitar el peligro.

A veces, la respuesta de lucha o huida se produce en los momentos equivocados o cuando menos lo esperas. Podemos sentir ráfagas de energía en momentos inapropiados, como en el medio de la noche. Una buena regla general para ayudar a calmar tu mente en estas situaciones es preguntarte si el pensamiento actual que te atraviesa es útil o necesario. Si considera que no lo es, deséchelo rápidamente y use una de las prácticas de atención plena que se proporcionan a continuación.

Practica la atención plena

Cuando un cerebro comienza a girar fuera de control, puede ser tan difícil reducir la velocidad como un camión de dieciocho ruedas que desciende por la ladera de una montaña. Si te encuentras en ese estado, quizás sería interesante realizar alguna práctica de mindfulness o alguna otra técnica de relajación de su ansiedad o estrés.

La respiración profunda es una manera rápida y fácil de comenzar el proceso de ralentizar su mente. Respire profundamente durante unos cuatro segundos, manténgalo así durante al menos un segundo, luego exhale durante otros cuatro segundos. Si contar no es lo tuyo, simplemente di las palabras «inhala» y «exhala» mientras haces cada una; actuará como un distractor mental.

Otro método fácil para lograr la atención plena es apretar varios grupos musculares. Comience con los pies y apriete todos los músculos durante unos segundos a la vez. Ábrete camino hasta las piernas y así sucesivamente. Cuando llegues a tu cabeza, verás que tu cerebro se ha calmado y es probable que te sientas mejor.

Vivir el presente

Todos hemos tenido experiencias pasadas que nos han dejado marcados de alguna manera. Quedarme “enganchado” a errores pasados o malas experiencias no nos sirve en el presente. Lo pasado es pasado, déjalo ahí.

Durante unos veinte años, tuve una pesadilla recurrente en la que iba a fallar en la universidad. El sueño debe haber ocurrido más de cien veces y siempre fue lo mismo. En el sueño, me despertaba y me daba cuenta de que era la última semana de clases y que no había asistido a ninguna clase ni completado ningún trabajo ese trimestre. Creí que estaba condenado al fracaso.

Si bien una buena cantidad de estrés va unido a asistir a la universidad, no estoy seguro de dónde vino esta «historia». Obtuve mi título, administrando efectivamente una doble especialidad y compilando un historial académico bastante decente. Aparentemente, un miedo profundamente arraigado al fracaso puede haberme llevado a tener éxito, pero de alguna manera ese miedo terminó en un bucle sin fin en lo más profundo de mi cerebro que se manifestó en mis sueños. Una vez que aprendí a reírme de esta pesadilla recurrente y a quitarle su poder, finalmente desapareció.

De igual forma anticipar el futuro, puede generar un patrón de pensamiento preocupante. De esta forma muchas personas han tenido una vida llena de preocupaciones, cuando al final ninguna de ellas le sucedieron. En la situación sanitaria y económica que estamos viviendo, una cosa es actuar dentro de mi área de influencia y otra es llevar a nuestra mente a un nivel de estrés elevado en cosas que no puedo asegurar si se producirán y que no están en mi área de influencia.

Cambia tu mirada, cambia tu perspectiva

Los pensamientos negativos pueden ocurrir en cualquier momento, de día o de noche. Si estás en un estado de sueño, simplemente abrir los ojos lo ayudará a salir de él. Si trabaja, estudia o se sienta en casa y su mente comienza a correr, levántese y muévase. Cambiar su entorno cambiará lo que procesa su cerebro, rompiendo rápidamente el ciclo de pensamientos negativos.

Otra solución simple pero fácil para una mente llena de negatividad es obligarse a sonreír. Inicialmente puede resistirse, principalmente por sentirse tonto, pero es muy difícil estar enojado cuando sonríe. El simple acto de hacerte sonreír tiene la capacidad de evitar una lista de reproducción negativa en tu mente. Nuestro cerebro funciona así, no distingue entre un gesto facial simulado o real.

 Conclusión

La mente de todos nosotros corre de vez en cuando. Pero para algunos, esto puede ser muy recurrente. Si descubre que el discurrir de su mente le está llevando a un nivel de estrés que no puede controlar, actuar en uno o más de estos cinco pasos puede ayudar a calmar una mente en caída libre, y puede ayudarle a volver rápidamente a su estado normal.

¿Qué te han parecido estas 5 maneras de calmar una mente estresada en estos momentos de incertidumbre ?

Vector de Médico creado por pikisuperstar – www.freepik.es

¡No olvides compartir esta publicación!